lunes, 15 de septiembre de 2008

Los robos de obras de arte más curiosos de la historia.

Esta semana me gustaría hablar de otro tema relacionado con el arte que siempre me ha divertido mucho, aunque en realidad a mucha gente no haga ni pizca de gracia. Se trata de los robos de obras de arte más curiosos de la historia.
El arte ha sido siempre objeto de fetiche y por lo tanto muy susceptible al robo. Tiene una diferencia frente al resto de los objetos, una fuerza mayor que es el deseo. Los objetos artísticos son objetos que generan placer estético. Los grandes coleccionistas pueden llegar a pagar cantidades desorbitantes por conseguir una obra que además puede que sea la ultima que le falte para completar una colección, esto provoca que se llegue a pagar por el robo mucho más de lo que vale la obra.
Lo que más me ha llamado la atención al estudiar este tema es que la mayoría de los robos de arte más sorprendentes ha sido que se han cometido en los propios museos y me ha hecho preguntarme si no debería ser el lugar más seguro donde conservar una obra de arte.
El robo más polémico fue el robo de once obras maestras de un valor de 100 millones de euros, Rembrandt, Degas, Manet y Vermeer en el museo Gardner de Boston. Fue un auténtico robo de guante blanco. Dos desconocidos se disfrazaron de policías y engañaron a los guardias diciendo que habían recibido un aviso y tenían que entrar en el edificio. Una vez dentro, los ladrones redujeron a los vigilantes, les amordazaron y los encerraron en dos rincones, muy alejados entre sí, del sótano del museo. Desde la una de la madrugada hasta casi las tres, los dos individuos realizaron su trabajo sin ser molestados por nadie: el botón de alarma que los vigilantes hubieran podido accionar no sirvió de nada, porque no estaba conectado con la policía. Los ladrones se llevaron los cuadros y la cinta de vídeo, sin usar ni llevar encima armas de fuego.
En el Museo Nacional de Oslo se robó “El Grito” de Edvard Munch y fue encontrado meses más tarde. Nueve años más tarde se repitió el robo. Dos hombres a plena luz del día y con el edificio abarrotado de visitantes se llevaron los cuadros bajo el brazo , todavía no se sabe nada del destino de los lienzo


En 1991 Varios lienzos del pintor holandés Van Gogh , entre ellos el conocido como "Los Girasoles", fueron robados en el museo del artista pero se encontraron rápidamente en un coche.
Ocho lienzos de Matisse, valorados 11,5 millones de euros, fueron robados en el Museo Matisse de Nice-Cimiez y encontrados doce días después.
Y estos son cuatro de los innumerables ejemplos de robos que se han cometido en museos a lo largo de la historia. Reflejan el déficit de seguridad de los museos y la falta de una legislación que dicte duras sentencias por el expolio del patrimonio artístico.
Más curioso aún es el robo de obras de arte en residencias particulares. De ahí el secretismo de la posesión particular de obras. Los grandes coleccionistas están en el punto de mira de las grandes redes de robo de arte. Estos robos conllevan la investigación de quién posee las obras, la seguridad de la residencia...
Uno de los casos más curiosos y que nos toca muy de cerca es el robo a la casa de la Koplowitz . Robo de 19 entre los que se encontraba “El columpio” de Goya, días más tarde se encontraron diez de estos cuadros que habían sido sustraídos con la supuesta complicidad del guardia jurado de la vivienda.
La “Madonna del Huso” de Leonardo Da Vinci , es la obra más valiosa que no ha sido recuperada. La obra vale 65 millones de dólares y fue robada en agosto de 2003 en un castillo escocés. Los autores simularon ser turistas y recorrieron el castillo acompañados de un guía muy joven. Consiguieron reducirlo y robaron el cuadro.

Dos famosos cuadros de impresionistas franceses, las obras "Paysage a Vetheuil" de Claude Monet y "La Place de Trinite" de Auguste Renoir ambas valoradas en unos siete millones de dólares fueron robados de una residencia vacacional en el suroeste de Florida।
Además de robos para disfrute propio de la obra o para venderlas en el mercado negro, también existen robos como protesta o reivindicación de algún hecho político o histórico, pero ese tema merece un espacio a parte y será el tema que trate en el siguiente blog।

5 comentarios:

Corle ! dijo...

Si bien es un privilegio ver tan de cerca las mejores obras de arte en los museos más importantes me parece bastante arriesgado que estén expuestas a todo tipo de gente, incluidos trastornados mentales que quieran arruinarlas o robarlas como ya ha sucedido. A veces pienso que las obras más valoradas puedan ser falsificaciones, aunque no creo que importe demasiado, ya que lo fundamental es lo que no se ve con los ojos, si no lo que pensó el artista al crearla, muchos cuadros falsos han pasado como auténticos y en muchos museos los hay colgados.

Paloma dijo...

Corle, tienes razon pero es que solo faltaban que nos hicieran un test psicológico antes de entrar a los museos...Es muy complicado!

KAISER dijo...

Bueno Paloma lo primero felicidades por el blog ya que se que tiene mucho trabajo y tiempo tuyo detrás asi que vaya por delante mi enhorabuena. Sobre el artículo creo que el robo de obras de arte es algo inherente al mismo y una de las causas sin ser la principal del valor tan desproporcionado de las obras, y como se suele decir "poderoso don dinero...." ahí está la codicia del ser humano para encargarse de hacer que algo que está hecho para expresar posiblemente un sentimiento o una sensación, se convierta en dinero sobre lienzo. Pero como a todo hay que sacarle lo positivo...!que grandes peliculas se han hecho gracias a los robos de obras de arte!(ahi te dejo una idea para otro articulo, arte y cine)..en fin quien no se consuela es porque no quiere porque hay para todos. Si al final vamos a tener que dar las gracias a los ladrones de obras de arte...

Petisa dijo...

Palo, está fenomenal tu blog. Y los robos de arte son un tema de lo más curioso, como decía Kaiser, según lees sobre robos de arte te hace pensar (al menos a mi) en películas de grandes robos. Algunos de esos robos parecen verdaderamente increibles.

Ester dijo...

Hola Paloma y hola a todos!
He estado fuera un par de semanas pero ya me he puesto al día de los dos últimos post que como siempre han sido muy interesantes.

Sobre el tema de los robos, he de reconocer que a mi algunos de esos robos (y estoy pensando en los peliculeros jeje) me parecen que deberían ser considerados también obras de arte porque merecen mucha creatividad y mucha destreza para llevarlos a cabo, aunque al final nos acaban fastidiando a todos...

Respecto al falsificador ese que has contado... yo también creo que era un artista aunque no fuese ningún genio y da mucha envidia la vida que tuvo la verdad... me han dado ganas de desempolvar mis plastidecores..